VISITAS

 

 

 

 

 

 

 

 

ELIZABETH TAYLOR

Y

RICHARD BURTON

 

 

 

 

 

 

Este articulo no es un canto compasivo al amor, ni tampoco una nueva historia de dos seres que tengan que ser descubiertos en pleno siglo XXI... Ellos con sus Films e interpretaciones transformaron la técnica de reflejar lo que vivían a la pantalla. Son reyes del Olimpo donde moran los Dioses, son leyenda y así serán recordados.

 Mi trabajo es simplemente el sentimiento mas antiguo del mundo a través de sus océanos de tiempo,

Burton escribió hasta el mismo día de su fallecimiento:

" Eres la mejor actriz del mundo, que junto con tu extraordinaria belleza te hace única"

 

 

 

 

Si en pleno siglo XXI las parejas de actores famosos se quejan del acoso mediático y no les deja llevar una vida normal... ¿que dirían Elizabeth Taylor y Richard Burton?..... No he conocido en la larga historia del cine una persecución tan implacable como la que llevaron estos dos actores, nada es comparable, ni se puede expresar con palabras. Creo que ni la misma Diana de Gales vivió algo parecido a lo vivido por Liz y Burton. No existían programas de televisión dedicados a este tipo de noticias, ni prensa rosa en la que se reflejasen las andanzas, las huidas, y en cambio no había un solo periódico "en el mundo", en que no salieran las fotos que les capturaban, bien en Roma, cuando se rodó CLEOPATRA, o en el mismo MÉXICO, cuando Burton y Liz compraron una villa en Puerto Vallarta, cerca de donde el actor rodaba ese extraordinario estudio del ser humano que es LA NOCHE DE LA IGUANA, película de culto, donde absolutamente todos los componentes del film daban lo mejor de si mismos. La recomiendo, es toda una lección del mejor cine. Elizabeth y Richard tuvieron hasta las criticas mas despiadadas del Vaticano, fueron excomulgados durante años, y prohibidas sus imágenes en los rotativos de la Ciudad Vaticana, pero a pesar de ello la popularidad, y los medios seguían imparables, y todo lo referente a ellos era mucho mas noticiable que cualquier otro evento. Se llegaron a pagar fortunas por unas fotos de baños nocturnos de Liz, Ava Gardner y Burton en Puerto Vallarta, ascendiendo a cantidades de vértigo.

Creo, sin lugar a equivocarme que estamos hablando de la pareja mas emblemática de Hollywood, dos enamorados coronados como los actores mas admirados, odiados, criticados y envidiados del panorama cinematográfico. De su tremenda historia de amor se ha pretendió hacer un film, pero al final no se ha llegado a un acuerdo, en el que Angelina Jolie sería su protagonista, pero los libros publicados como el de Kitty Kelley y el último escrito por Sam Khasner y Nancy Schoenberger, reflejan con acierto, basándose en la correspondencia que se cruzaron ambos y con enorme cantidad de datos, como fué realmente la relación de amor-odio mas grande jamás contada. Mi intención es retratarlo, ser fiel a sus figuras como actores, a dos enamorados con corazones que palpitaban enloquecidos cuando estaban juntos.

 

 

Elizabeth Taylor hace muy poco ha publicado las inéditas y desesperadas cartas de amor que recibió del actor en la revista Vanity Fair y en ellas somos testigos directos de un amor que traspasaba los mismos océanos del tiempo... La actriz también ha revelado que recibió una carta final, enviada tres días antes de la súbita muerte de Richard Burton, a causa de una hemorragia cerebral el 5 de agosto de 1984. Aquella carta esperaba a Elizabeth Taylor en su casa de Los Ángeles cuando regresó del funeral de su ex marido en Suiza, y, según confiesa la actriz, aún la tiene en su mesilla. Es la única que Liz no entregó a  Sam Khasner y a Nancy Schoenberger, periodistas de Vanity Fair, Burton le pide una nueva oportunidad, admitiendo que era mucho más feliz cuando vivía con ella y quería "volver a casa". Así lo ha relatado la actriz en la edición estadounidense de la revista, donde Liz reconoce que fue el único amor de su vida:

" Richard era magnifico en todos sentidos y en todo lo que hacía. Desde el primer momento, rodando Cleopatra en Roma nos enamoramos, fué como un escalofrío, algo sobrenatural....Apurábamos el tiempo, pero no fué suficiente."

 

 

C L E O P A T R A

 de

Joseph L. Mankiewicz

 

 

Ambos estaban casados cuando se conocieron.... La pasión surgió entre Elizabeth y Richard, haciendo que nada les impidiera vivir juntos. La historia de sus encuentros y desencuentros durante los años que los convirtieron en la pareja más glamorosa de Hollywood es de todos conocida, pero la actriz últimamente ha querido entrar en detalles, refiriéndose a una frase de Burton y que la dejó impresionada:

- "Si me dejas tendré que matarme, no hay vida sin ti" - le había escrito -

 

 Richard Burton era un galés rudo con fama de ser un amante irresistible, ardiente y gran bebedor, que vio por primera vez a Elizabeth en 1953 durante su primer viaje a California. Él tenía 28 años y ella 21. Richard dijo:

- "Era la mujer más increíblemente independiente, bella, distante, remota e inaccesible que había visto. Era adicta al dramatismo, a las peleas y reconciliaciones, a echar puertas abajo. Le resultaba imposible renunciar a lo que deseaba, era lo que se entiende por una estrella caprichosa e insoportable"-

 

 

 Tuvieron que pasar ocho años para volver a encontrarse, fué en Roma, ella acababa de escandalizar al mundo, arrebatándose el marido a su mejor amiga, pero cuando Burton vió aparece a Fisher, los hijos de ella y todo el sequito que siempre la acompañaba, solo tuvo ojos para un rostro que le tenia hechizado desde aquel día en Hollywood. Recuerda Liz que cuando rodaron la primera escena juntos, ella llevaba un vestido de seda amarillo, su rostro perfectamente maquillado, sentada en una silla, y recibiendo a Cesar y Marco Antonio, ante un marco de gran belleza, como eran todos los decorados que se levantaron para rodar CLEOPATRA... Desde ese mismo instante - cuenta la actriz - no dejé de sentirme inquieta y nerviosa.. Después de rodar escenas juntos, el equipo se dió perfectamente cuenta de que vivían sus papeles con intensidad, los besos eran largos, profundos....

..iSe amaron hasta desgastarse, se amaron hasta cuando no estaban juntos, hasta cuando se odiaban !...

 

 

Los Comediantes

 

 

 

Si alguien busca deleitarse con el talento de estos dos monstruos de la pantalla, les recomiendo que repasen su filmografía, estoy convencido de que entre sus títulos, unos grandes films, otros menos afortunados, son a fin de cuentas lo que el viento nunca se podrá llevar por muchos años que transcurran, y así volver a apreciar como late el sentimiento que hace vibrar a los seres humanos.

 

Cleopatra (1963)


 The VIPs (1963)


 The Sandpiper (1965)


¿Quien le teme a Virginia Woolf ?(1966)


The Taming of the Shrew (1967)


Doctor Fausto (1967)


Los Comediantes (1967)


Boom (1968)


Hammersmith Is Out (1972

 

 

 

The VIPs

 

 

 

Liz y Burton lo tenían todo, pero de su sinergia surgió algo que iba todavía más allá y el tiempo me da la razón. Desde aquel momento, rodando CLEOPATRA, sus vidas estaban condenadas a confluir en una obscena tendencia al exceso, una desenfrenada entrega al imperativo pasional y un seguimiento mediático a su intimidad sin precedentes. No podían contenerse, las escenas entre ellos en el film nos lo deshoja explícitamente mas que cuantas palabras pueda yo insertar en este articulo. Liz es Cleopatra y vive su pasión con un Burton sudoroso, atractivo, fundiendo su Marco Antonio en  escenas en muchos momentos apocalípticas. Si nos fijamos podemos sentir su olor, el sudor de los amantes, entre la belleza de unas telas blancas de gran transparencia, en frases que se intercambien, con cargas de silencio...Hasta ese bellísima escena en que la Reina de Egipto lanza a los pies de un Marco Antonio derrotado moralmente por su amor hacia Cleopatra, su posa pies para que se arrodille. Es como un acto de masoquismo y pleitesía surrealista, pero tratado con tal belleza, que deja cortas muchas de las secuencias que vienen después, como por ejemplo esa plasticidad de la reina ante el cadáver de su amante, dentro del mausoleo, o la bofetada que ella recibe arrojándola al suelo, entre luces rojas y azuladas. Eran ellos mismos, reflejan sus vidas, la forma en que devoraban su amor y que se estaba convirtiendo, como una necesidad de pasión y caos de sentirse atrapados para siempre. No creo haber visto jamás en una pantalla tal muestra de pasión, no hacia falta mas que mirar los ojos de ambos actores, para sentir que estábamos entrando por la puerta principal en sus vidas, y ellos los plasmaron generosamente, con maestría, profesionalidad, rodeados de tan bello fondo como jamás se ha vuelto a ver. Afrodita, diosa del amor y Dionisio, dioses de la mitología, cobran vida en esta entrega de un amor apasionado que vino a través de los océanos del tiempo.

Despedazaron el aura de ingenuidad del estrellato hollywoodiense. Pero con sus broncas, sus borracheras y sus debilidades humanas se hicieron todavía más dioses a los ojos del público. ¿Qué tenían de nuevo Elizabeth Taylor y Richard Burton que sobrecogió al mundo?. Los Burton lograron conquistar el cariño del público a base de talento, trabajo y glamour, y eran como animales, a diferencia de otras estrellas como Marlene, Rita, Greta, Mae West o Jean Harlow, Elizabeth era la auténtica diosa del sexo: adoraba todo lo que éste le ofrecía. En una ocasión el entonces marido de Liz, Eddie Fisher, llamó a su casa en Roma, le cogió el teléfono Burton, Fisher le preguntó:

 

- "¿Qué haces en mi casa?". y el actor respondió:

- "¿Tú qué crees?, Follarme a tu mujer".

 

 

La boda fué el acontecimiento mas sonado de aquel año, no existió un solo periódico o una revista, donde no tuviera en su primera plana la inesperada boda de Elizabeth Taylor y Richard Burton. Recuerdo muy bien aquel año 1964, eran mis ídolos, la mujer mas bella y los ojos que mas me han impactado, junto con el de otras actrices, pero Liz era como algo aparte, especial, mantenía como un misterio, un embrujo que a todos los jóvenes de aquellos años nos nublaba el cerebro y hacia que presintiéramos que estábamos mas vivos que nunca. Comprendo a Burton, entiendo sus frases, su sentimiento y también compartí en cierto modo aquella pasión que rompía y dividía a una sociedad demasiado puritana.

 

 

Los dos bellos, ambos con un carácter endiablado y una sensualidad que vibraba en cada uno de sus gestos: Elizabeth Taylor y Richard Burton disfrutaron amándose y peleándose dentro y fuera de la pantalla, mientras el mundo entero los miraba.

Ella fue una chica malcriada que desde niña trabajó en el mundo del cine y pronto descubrió que sus deseos eran órdenes para los demás. Él procedía de una familia humilde, el penúltimo de trece hermanos, tenía un don innato para la interpretación,  pero siempre se sintió un perdedor en Hollywood, y ahí comenzaron sus problemas con el alcohol. Ella buscaba a un hombre fuerte, que la dominara, él a una mujer hermosa que lo cuidara, y durante el rodaje del film CLEOPATRA, sucedió lo inevitable.

Si tuviéramos que escoger grandes historias de amor dentro del cine, ¿hay alguna duda de que la de Elizabeth Taylor y Richard Burton estaría incluida? En absoluto.

 Él decía:

 "Los dioses me van a castigar eternamente por haber recibido fuego y no apagarlo, porque el fuego, por supuesto, eres tú".

 Ella decía:

 "Desde pequeña te he buscado desesperadamente... mi destino eras tú".

 

 

Esto es amor, un infinito amor. Así fue la relación entre dos iconos de Hollywood y así se refleja en las cartas publicadas de Liz., aunque la actriz ha confesado que entre las muchas cartas, guarda cerca de su cama la última carta que recibió del gran amor de su vida. Burton envió esa carta el 2 de agosto de 1984, tres días antes de morir. La escribió a escondidas y en ella le decía que: «estar en casa era estar con ella» y él quería: «estar en casa». Burton por entonces vivía en Suiza y ella, en Los Ángeles. Años antes se habían amado hasta comerse vivos, hartarse el uno del otro, a pesar de lo mucho que se peleaban y más todavía: de las famosas borracheras. Estuvieron 13 años juntos y pasaron por dos bodas y dos divorcios.

En la década de los 50 fue cuando se conocieron, él tenía 28 años y era todo un carácter, ella 21 y era la mujer más bella del mundo, poseedora de unos fascinantes y únicos ojos violetas, que cambiaban de color al anochecer, por un azul celeste. Burton comentó que aquella primera impresión no fue muy halagadora, vió a una mujer muy bella, pero tremendamente caprichosa y con un punto de egolatría fuera de lo normal. La sintió como las clásica estrella que se creía la reina del mundo, por lo tanto – confesó el actor - ¡insoportable!.

Pasó otra década, cuando se encontraron durante el rodaje de CLEOPATRA… todo poseía un color bien distinto, bien porque el matrimonio de Burton ya no tenía consistencia, y el de ella con Eddie Fisher no era mas que un panfleto de cara a la cruel publicidad que todos buscan. Si nos detenemos en muchos de los planos de esta inolvidable película, observamos la relación, la atracción, el brillo en los ojos de ambos, y los besos, que en muchas ocasiones seguían después de que el director hubiera pronunciado la palabra: !!corten!!. CLEOPATRA no es solo un deleite visual sin precedentes, un film con guión fantástico y un recreo para la vista, ante la minuciosidad de cualquier insignificante detalle, sino que reflejado en los negativos y en la misma trastienda de la película, todo el equipo vio la intensa relación, como una conquista más por parte de ambos, pero el idilio se agrando y conmocionó al mundo, como me impresionaba a mi personalmente en aquellos años jóvenes, cuando buscaba afanoso en la revista Fotogramas, las últimas noticias de la pareja, los muchos problemas que presentó el film y las últimas imágenes de la pareja por Roma. No es fácil olvidar aquellos tiempos míos, aquello me tenia embrujado y creo que el tiempo me dio la razón, porque presenciar esta obra maestra, y la lección de historia que abarca, culminó con el estreno de CLEOPATRA, uno de los momentos en que yo me sentí feliz, extasiado y satisfecho. Para mí, como para muchos historiadores del Séptimo Arte. Es la clásica película de culto por excelencia, y vista hoy, en pleno siglo XXI, en su versión “Íntegra”, su maestría ha hecho crecer unas raíces que son ejemplo y estudio en Escuelas de Cine de todo el mundo. Durante todo el tiempo que duró un rodaje que estaba conmocionando al mundo. Los paparazzi se cebaban incansables, pero ellos consentían las persecuciones, les invitaban, les sonreían.

Un día Elizabeth dijo:

“Era como trasmitir la felicidad que nos invadía y que el mundo lo supiera ”

 

 

FOTO DE SU ARCHIVO PARTICULAR

 

 

Elizabeth Taylor y sus ojos de gata se fijaron, en la mirada de un actor que jugaba a la vida de manera arriesgada: Richard Burton. En 1963 ambas estrellas, porque en el universo de Hollywood ya les habían otorgado este estatus celestial, se reunieron a las órdenes del gran Mankiewicz, para emular las andanzas de una seductora Cleopatra, y sus devaneos con Julio Cesar y Marco Antonio. El romance surgió, durante el  rodaje, se deja vislumbrar en  fotogramas que no padecieron los golpes de la censura. Cleopatra susurra a su amado:

 “Sin ti, no es éste el mundo en el que quiero vivir”.

 Y estas palabras se multiplicaron, como en un espejo, en la vida real. Ambos fueron asiduos de cientos de fiestas en las que eran invitados y, en ocasiones, acababan montando escenas poco convencionales…!!Pero eran la realeza del cine!!...Todo les estaba permitido... Tanto que Burton le dijo a su amada:

 “Nos estamos pareciendo a Laurel y Hardy”.

 Y ella con ese divismo y glamour que iba alcanzando, contestó:

 “¿Y qué tiene eso de malo?”.

 Sus broncas eran cada vez mas sonadas, más públicas y por supuesto fotografiadas.. Se divorciaron en 1974 para volver a casarse un año más tarde, y volver a romper... En 1991 cuando la actriz contraía matrimonio por octava vez con Larry Fortensky  y a pesar de ese momento, no pudo menos que recordar al que fue su doble amor:

"The best man I've known for sin is undoubtedly Richard Burton”

 

 

The Taming of the Shrew

 

 

Elizabeth sabía explotar con maestría su turbador e innegable atractivo sexual y dio mucho que hablar a través de sus romances polémicos. A raíz de su relación con Burton, les acusaron de «vagar erótico», frase que inundó los titulares de los periódicos de todo el mundo. Burton salió en su defensa, afirmando de ella que había tenido solamente cinco parejas, todas conocidas, mientras que otras divas de Hollywood se acostaban con cualquiera en la primera noche, manteniéndolo en secreto. Otras fuentes coinciden al describirla como bastante convencional en el amor:.. Se dijo que si se casó ocho veces, fue porque no era proclive en aventuras fugaces y quería formalizar cada nueva relación con una boda... Esta información difiera mucho de la realidad, si nos atenemos al momento y los que siguieron después, en su affaire con Burton..Es, la actriz que ha sido declarada mas veces «la más hermosa del mundo», en mas ocasiones, incluso superando al llamado «animal más bello del mundo»: Ava Gardner. Su rostro se convirtió en icono de perfección durante muchas décadas, mas notablemente desde los años 40 hasta bien entrado los 70.
 

 

¿QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF?

 

 

Su relación la podríamos asemejar a la de los protagonistas de ¿QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF?, los cuatro personajes parecen estar sacados de un mundo sórdido, asfixiante y poético. Marta odia a su marido, siente placer dejándole en ridículo, pero le ama tanto que ni sus mismas palabras cuando le grita, son como el canto del amor que siente. Es como tener y querer, por destruir, sabiendo que se volvería loca sin él. Es mejor que comprobéis mis palabras viendo actualmente el film, es toda la lección del mejor cine, con interpretaciones insólitas dentro de la filmografía de la pareja, con un Burton inolvidable y una Marta que todo lo llena con sobrados merecimientos, y por poner un desagradable ejemplo, a pesar de ser español, me siento avergonzado que una mujer como Penélope Cruz pueda subir las escalinatas a recoger un premio por una interpretación, que traslucía todo, menos credibilidad. Penélope es un claro ejemplo de como llegar a la cima, sin calidad, solo y algún día tengo la esperanza de saber "toda la verdad", la verdad de como ha logrado sin corresponderle ese lugar en el sol. Es una lastima que ese mismo sol haya iluminado nombre míticos, leyendas de la pantalla y pueda por momentos rozarle de cerca su rostro. Elizabeth ganó su segunda oscar muy merecido, y nos ha dejado otros personajes dignos, muy elaborados y con calidad. Elizabeth y Burton no han sido actores al uso, ellos crearon su estilo de vida dentro y fuera de la pantalla para nuestro mayor disfrute.

 

«Si me dejas yo sé que me tendría que suicidar, pecar contigo tiene olor a heno. –dijo Burton. En el mal que hay cuando tratas a una mujer, al mismo tiempo que se sufre, las estas utilizando para ejercitar tu desprecio. Ella es la excepción, ella salva el caso. Después de tu muerte habrá una más… y será la mía”.

 

 Cuando pronunció el actor estas palabras, fue mientras rodaban QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF, la relación ya estaba muy tocada y Elizabeth al poco tiempo marchó de su lado. Fue entonces cuando Burton acudió por primera vez un un médico para intentar desengancharse del alcohol. El aseguraba que ningún ser era alcohólico, sino un el borrachín simple.

 

 

¿QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF?

 

 

 En una de las cartas en poder de la actriz, Burton decía que los celos le asfixiaban, que cuando Liz emprendía un rodaja no dormía con normalidad, se despertaba varias veces y tenia que consolarse con beber y beber hasta volver a la cala y caer de bruces, pero siempre con la mente lucida pensando en los peligros de corría su amor. Esto le sucedió cuando Elizabeth se dispuso a trabajar al lado de Michael Caine, actor de enorme atractivo, en el film SALVAJE Y PELIGROSA. Burton le envió una carta a Caine en la que decía:

«Nada de besos, ni hacer trampas con la boca abierta, ni excitarse, ni morder, ni alborotarse y todo eso. Si no, me tendrás en el estudio y alguna chica de las muchas que han pasado por su cama lo va a pasar mal, contaré a la prensa que haces trampas con las mujeres que trabajan contigo, que las engañas miserablemente. Muchos maridos de actrices conocidas estarán muy interesados en todo esto. Nada de lengua en los besos, nada de nada querido Michael, tampoco creo que te guste sacar a la luz tus visitas nocturnas a las zonas gay".

Un pesar del lo mucho que ambos habían bebido juntos, de la amistad que les unió durante años, aquella carta -comenta Liz - enfureció considerablemente a Caine y en una pausa del rodaje de la película, se la mostró, diciéndole:

" Burton es muy consciente del las miserias que rodean al cine., si la fama es perniciosa, el dinero y el sexo lo es también, pero nunca le perdonaré que saque a relucir mis andanzas nocturnas por Londres... Creo que te enamoraste de un ser despreciable".

 


 

" Ella es como la marea, viene y va hacia mi, como en esta estupenda imagen fotográfica. Yo, pobre de mi, sigo atormentado con los sueños pecaminosos de mi juventud, siempre deseé tener una mujer así entre las sábanas, hacer barbaridades y ahora que la tengo, vuelve a repetirse el sueño, y ella yace a mi lado, el calor de sus labios... Está ahí, y no me importa lo que haya perdido en la vida, la tengo a ella".

Estas palabras las escribió Richard el Burton en una fotografía maravillosa, de 1970, el en la que una todavía esplendorosa Elizabeth Taylor de 38 años, hacia trampas con el pelo suelto en dirección al objetivo de la cámara, mientras su corto vestido del flecos deja ver al aire su ropa interior.


Daba igual lo que pasase, Liz y Richard eran como los dioses...... El se casó cinco veces, tuvo tres hijos, confesó seguro que había estado tanto con hombres como con mujeres, y que la bisexualidad era el estado perfecto. Bebía como un cosaco, se saltó el entierro de su mas intimo amigo que era sacerdote por puro rencor, y dejó a su hermano inválido para toda la vida por un triste accidente. Le echó los tejos un todas las actrices que compartieron escenarios con él y a algunos actores también. Una vez le escribió Churchill, diciéndole que estaba loco, que simpatizaba con los comunistas y que dejaba mucho de ser un caballero. Pese a todo esto, Burton murió el Suiza como todo un señor.

Su amor por Liz, es probablemente, el mas ruidoso, el mas turbulento, mas autodestructivo de la historia del la de Hollywood. Y se reflejó de gran manera en QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF, lo que viven en la película es tan real que no precisa comentario, y se engrandece con tintes de ternura, sobre todo en el hermosísimo final del film.

"Eres la mejor actriz del mundo y tu extraordinaria belleza te hace única", escribió Burton

 

 

La pareja comenzó su romance en Roma, durante la filmación de CLEOPATRA. Ya estaban casados cuando se conocieron, y hasta el Vaticano criticó la relación. Años después, la convivencia, el desencanto, las monumentales broncas, las espantosas borracheras entre uno y otro, acabaron en divorcio. El primer matrimonio les duró casi 10 años, entre en 1964 y 1974, 16 meses después del divorcio, Burton y el Taylor se volvieron un casar, era el año 1975. Estaba comprobado que el amor entre ellos flotaban constante, les obsesionaba, y se necesitaban, nada se le podía comparar, nada era, a pesar de los problemas, como cuando estaban juntos. La segunda unión causó sorpresa en el mundo cinematográfico, pero ellos los vivieron como si acabasen de conocerse entre el brillo del palacio de la Reina del Nilo, y conservaran las vestimentas que los hicieron inmortales, rodeándose de unos recuerdos que ni todos los océanos del mundo podrían destruir. Liz y Burton estaban hechos el uno para el otro, y esto es indiscutible.

De manera alguna, las fotografías que tenemos de los actores en aquellos años setenta demuestran declive, sino todo lo contrario, expresan la esencia de una escandalosa relación, de algo apasionado, tormentoso, devorador e indestructible, una irrefrenable relación que los dos mantuvieron mas allá del tiempo. Tal vez su pecado fue amarse hasta el paroxismo, siendo la suya, una del las más grandes historias de amor de todos los tiempos. Desde que se conocieron rodando CLEOPATRA, supuso el comienzo de una nueva industria que unida a la cultura de la fama, a algunos les parecía inédita a escala de uno, pero jamás a la vista del ojo humano. Ambos no solo consiguieron implantar una forma de relación, sino que en cierto modo con CLEOPATRA, el cine giró 81 grados. Además, el azote de los moralistas de entonces, al seguir haciendo Films juntos estarían en adelante siempre desvaído, y no ganaron la batalla de que Liz y Burton no siguieran estrechamente vinculados, porque trabajaron en obras de gran calidad, como: HOTEL INTERNACIONAL, CASTILLOS EN LA ARENA, QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF, LA MUJER INDOMABLE, DOCTOR FAUSTO, LOS COMEDIANTES, BOOM, y llevaron al teatro una obra difícil de interpretar como es VIDAS PRIVADAS de Noel Coward, de la cual extraigo un fragmento que bien podía haber sido inspirado en ellos:

Richard Burton (Elliot):

Tienes razón. No sirve de nada querer si no es sensatamente y con generosidad, sin dramatismos. Algo estable y dulce, que nos calme los nervios cuando lleguemos cansados. Algo extraordinariamente placentero. Y sin tempestades por escenas de celos, eso es lo que quiero... !Oh!, estimada, espero que no sea aburrido para ti.


Elizabeth Taylor (Amanda):

Amor mío, como si tú pudieras ser aburrido.

Consiguieron con Vidas Privadas un enorme éxito de critica y publico. Seguían siendo los reyes, y la corona poseía todavía enorme brillo.

 

 

VIDAS PRIVADAS

 

 

De todas las cartas de amor que Richard le escribió a la actriz, la última es la mas importante, la única que Liz no ha mostrado nunca y que recibió en su residencia de Bel Air, a principios del agosto de 1984, días después de la muerte de Richard Burton, tras haber asistido en Londres a su funeral, donde no se la permitió sentarse con la familia, por expreso deseo de Sally Hay, la joven esposa australiana del acto. La actriz de ojos violeta guarda esa carta al lado de su cama. Yo creo y afirmo que nunca se separaron, aunque pasaron muchos años cada uno con vidas diferentes, se amaron siempre, hasta cuando se odiaban, se peleaban o se emborrachaban, yo estoy convencido, de que lo hacían por el excesivo amor que latía en sus corazones y si alguien duda de mis palabras, creo que las de Richard Burton, escritas en esas ya famosas cartas que siempre han estado en poder de la actriz, me darán la razón:

-"Si me dejas, no tendré más remedio que matarme. No puedo concebir la vida sin tí. Aunque muera yo despertaré y comprenderás que te amo realmente. ¿Quién inventó ese concepto? Yo puedo estar destrozado para ciertos cerebros miserables que pecan de no encontrar una respuesta a nuestro amor... !!Qué puede importarnos eso !!...si nosotros la encontramos hace muchos años"-

Los otra carta define a Elizabeth como:

-" Probablemente eres la mejor, solo puede superarte la italiana Eleonora Duse"-.

 

 

Ninguno pudo separar sus almas, intentaron mantenerse alejados físicamente refugiándose en nuevos matrimonios. Pero confesado por ambos, el recuerdo y el amor podía mas que todas las distancias del mundo. Las palabras de Richard Burton fueron utilizadas de diferentes formas, como por ejemplo:

 "Nuestra relación era demasiado intensa y destructiva, pero era una amante que te volvía loco, tímida, ingeniosa. Nadie puede ya dudar de que es una actriz brillante, su belleza logra extremos que superan los sueños. Puede ser arrogante, obstinada, caprichosa, pero con una aureola de amor y cariño. Es difícil aguantar mis borracheras y siento un fuerte dolor en el estómago cuando estoy lejos del ella. Pero la quiero y la amaré hasta que muera».

Liz quiso demostrar sin conseguirlo con sus matrimonios que podía perfectamente rehacer su vida lejos:

" Le echaré siempre de menos, añoro sus bromas, las broncas y las trampas que me ponía ante su pasión desaforada, nunca podremos vivir en paz por separado... tampoco juntos.".

 

 

Doctor Fausto

 

 

 Solo los que hemos amado intensamente o hemos vagado por el camino del desamor, los que hemos extrañado aquel contacto que nos hizo vibrar, siendo ya humo de sueños, podemos comprender los sentimientos de estas dos importantes figurar del cine, podemos sentir aquella piel en la nuestra, levantar el rostro ávido, querer apresar las estrellas, para no dejarlas irse jamás...dormir al calor y olor del ser amado, nadar y nadar buscando la isla donde nos espera y dejarnos mecer entre la brisa y la magia del mar. Tal vez en ese reposo, abandonados a merced de la naturaleza, unas suaves manos rocen nuestra epidermis y pensemos que aún volamos entre los colores del arco iris, para refugiarnos eternamente en el cuerpo de ese amor que ya solo vive en nuestro corazón.

 

 

LA SERENIDAD DE UN OTOÑO PERFECTO

 

 

 Al margen del profundo amor que ambos sentían, sus figuras fueron fundamentales en muchos campos. Burton fué un magnifico poeta, sus emborronados manuscritos, en poder de su última esposa así lo demuestran, Fué ovacionado en los escenarios como si fuese el mismo Sir Laurence Olivier y su aportación en el musical CAMELOT en Broadway, consta como una de las mejores interpretaciones que de el Rey Arturo se han visto nunca. Elizabeth tenia pasión por las joyas. Ella era cliente del diseñador Shlomo Moussaieff y durante muchos años ha poseído un número de joyas bien conocidas: Una es una pieza de enorme valor de 33.19 quilates y un diamante de 69.42 quilates, de Krupp en forma de pera. Diamante que estaban entre los muchos regalos de Richard Burton. Liz también posee la Perla Peregrina, comprada por Burton un día de San Valentín de 1969. La perla fue antes de Maria I de Inglaterra. Su colección ha sido detallada minuciosamente en el libro.." Mi asunto de amor con las joyas ".

En 2005, Elizabeth Taylor formó una sociedad con Kathy Irlanda para todo el mundo, una firma de la diseñadora, comercializada y con unas ventas anuales de mas de mil millones de dólares, sociedad que lanzó tres perfumes, “Pasión,” “Los diamantes blancos,” y “Las perlas negras,” con los que llegó a recaudar mas de 200 millones en ventas anuales.

 

 

Elizabeth Taylor siempre ha defendido a sus amigos gays, como Rock Hudson, Roddy McDowell, James Dean o Montgomery Clift, y se ha mostrado muy preocupada por los derechos del colectivo LGTBQ. Esta gran figura del cine y apasionada de las joyas, no dudó en subastar varias de sus más preciadas alhajas -como el anillo de diamantes y esmeraldas que le regaló Richard Burton- para recaudar fondos para la lucha contra el SIDA. La Fundación que lleva su nombre, es la encargada de gestionar la recaudación del resto de su colección de joyas, ya que la actriz ha cedido los derechos exclusivos de sus posesiones a subastas Christie's.

 

 

Liz ha dedicado todo su tiempo y energía en luchar contra el SIDA, ella fué la que ayudó al comienzo a la Fundación americana para la investigación del SIDA (AMFAR) después de la muerte de su amigo Rock Hudson, también como he dicho anteriormente creó su propia fundación, "ETAF". Antes de 1999, había ayudado con 50 millones de dólares para luchar la enfermedad. En 2006 donó 40 millones al destacamento de fuerzas de las ayudas de New Orleans, una caridad diseñada para New Orleans población con el SIDA y VIH... donde se estimaba que había cerca de 7.400 residentes infectados con el VIH, todo antes del Huracán Katrina.

He dejado para el final un comentario que me hizo Brando sobre el matrimonio Burton. No lo recordaba bien, pero consultando mis diarios, esos manuscritos íntimos que comencé en los años setenta, justo después de conocerle en el museo del Louvre, he rebuscado y leído.... La memoria a vuelto a mí y con ello lo que Brad me manifestó de Liz y Burton. Me dijo que Liz le pareció siempre una mujer caprichosa, insufrible e insoportablemente caprichosa, pero con un corazón enorme, él fué testigo de su altruismo cuando rodaron REFLEJOS EN UN OJO DORADO. A Burton no le soportaba, le pareció siempre un borracho sin clase, un hombre tosco y sin cultura. Se apoyaba en Liz prácticamente para todo. Me impresionó cuando me comentó que jamás había visto en los ojos de una mujer aquel brillo cuando Liz miraba a Burton, era amor, sexo, ternura, necesidad y una enorme complicidad. Ví claramente en el rostro de mi amigo que en el fondo sentía envidia de ese amor. Brando no había sido amado así... y en cierto modo sentí pena por él. Brand era tan sensible como una hoja a merced del aire, de allí posiblemente su disfraz de engreído y distante que daba en imagen, pero puedo afirmar que era afectivo, impresionable y un hombre muy emotivo.

Si el mundo tuviera que nombrar a dos seres que se amaron mas allá del tiempo, mucho mas lejos de los océanos que vamos dejando, estos serían sin duda Elizabeth Taylor y Richard Burton. Yo creo que deberían glorificar su historia, el mundo del cine tendría que ubicar un lugar en el mismísimo Hollywood, donde el sentimiento de los seres que lo poblaron, rindieran cuentas con magnificas esculturas de mármol que simbolizasen la esencia de tantos hombres y mujeres que hemos admirado y en muchos casos, amado. Liz y Burton podrían estar representados por Afrodita, en la mitología griega, diosa del amor y la belleza, abrazada a Dionisio, dios del vino y del placer. Ambos eternizarían aquellas frases que ambos se dijeron y las que salen de nosotros mismos a través del pensamiento, cuando en nuestro corazón anida el sentimiento mas antiguo del mundo: !!El amor!!. Frases que nos acompañarán siempre en el camino serpenteado que nos conduce a Manderley, (mágico lugar de reposo). Me niego o tal vez no pueda definir el amor, pero siento que algo me impulsa a gritar, a expresar con palabras las vías de mi corazón y sé que si Burton estuviera a mi lado afirmaría con su rostro que, en la frase que sigue, entre sus líneas, danza herido el significado del sentimiento mas viejo del mundo:

" Te espero mi amor, con la desesperación del tiempo, con los brazos abiertos... Esperarte para mi es amarte, recordando tus besos, sentir tu aliento, y la humedad del amor... Si mis ojos cierro, me refugio en recuerdos del amor que ha marcado para siempre mi corazón...No sé si es que cumplió ya su destino, si alcanzó la perfección o si acabado este amor, llega de nuevo en mi camino. Aún te miro subir, de donde viniste, en aquella alta cumbre donde terminó tu penosa ascensión. Tal ha quedado estático un amor tan peregrino, que no me resigno a dar la despedida a tal firme sentimiento que tanto impulso y dió luz a mi vida. No es su culminación lo que lamento, su culminar no causa partida, la causará, tal vez, su acabamiento, su envejecimiento o la misma muerte. Pero siempre tendré los ojos abiertos hacia la cúspide por si necesitas que te ayuda a volver a mi lado ".

Una mañana, en Suiza, cubierta de nieve, el matrimonio partió por caminos diferentes. Se dice que Burton, a pesar de volverse a casar, no soportaba que Liz estuviera en brazos de otros, por todo ello el actor no coordinaba sus sentimientos, olvidaba los guiones, los manchaba de Bourbon y caía desfallecido. También se dijo que cuando murió, pidió ser enterrado en el mismo lugar en donde sus vidas se disolvieron. He leído hace poco tiempo que Elizabeth tiene escrito que cuando fallezca quiere ser enterrada al lado del hombre que mas amó, en Suiza, entre valles y montañas... Tal vez de esa forma recuerde la imborrable secuencia, cuando la Reina del Nilo hace subir a sus aposentos el cuerpo sin vida de Marco Antonio y ordena que la preparen para seguirle en tan largo viaje.

 

 "I WANT TO RETURN WITH HER"

 

 

Hoy es un triste día para todos los que amábamos a Liz, no podemos articular palabra, se nos empañan los ojos y el sudor corre por nuestras manos.....: !!LIZ HA MUERTO!!.... Siempre pensé que esto no podría llegar nunca, creí que desde el lugar donde moran los dioses, la muerte no existe....y desgraciadamente no es así.

 

Aquel 23 de Marzo de 2011 nos dejó LA ULTIMA REINA DE HOLLYWOOD, pero quedará cosida a nuestro corazón para toda la eternidad, su recuerdo es imborrable....

 y su CLEOPATRA...eterna.

 

DESCANSA EN PAZ